A continuación te damos respuesta a preguntas frecuentes que te pueden surgir relacionadas con los seguros:

La documentación que se precisa para poder contratar el Seguro de un coche es la siguiente:

 

  • Vehículo: Permiso de Circulación y Ficha Técnica del vehículo (Ambas Caras)
  • Tomador del Seguro: DNI 
  • Conductor (Si es distinto del Tomador): Carnet de Conducir
  • Domiciliación Bancaria: 20 dígitos bancarios

Para contrastar antecedentes de bonus y antigüedad, precisamos Compañía de Seguros actual y número de póliza.

Para la resolución de cualquier siniestro, es importante conocer el mayor número de datos posibles relacionados con el accidente, tales como:

Circunstancias generales: Lugar, fecha, hora y forma de ocurrencia del accidente, así como la primera aproximación de los daños causados e indicación en su caso de intervención de autoridades.

Vehículos involucrados: Marca, modelo y matrícula de los vehículos implicados y Compañía Aseguradora de cada uno de ellos.

Personas implicadas: Nombres, domicilios y teléfonos de los conductores.

Existencia de testigos: Nombre y Apellidos y teléfonos de contacto.

 

IMPORTANTE:

Procure utilizar la "Declaración Amistosa de Accidente de Automóvil" y, recuerde que ésta deberá ser firmada por las partes.

 

eCliente es un espacio gratuito, privado y totalmente seguro para que realices online todas tus gestiones.

Algunas de las gestiones que podrás hacer:

  • Accederas a tus pólizas y recibos.
  • Aperturar siniestros y seguir la evolución del mismo.
  • Modifica tus Datos Personales
  • Modifica la Cuenta Bancaria de tus pólizas.

También podrás consultar y acceder a:

  • La Información detallada de la pólizas y sus garantías.
  • Los datos de contacto de tu Mediador.
  • Acceder a la plataforma TusAllia2 (Ventajas y descuentos exclusivos)
  • Tendras acceso a toda la información a través de la APP eCliente en tu teléfono móvil
  • Geolocalización (Disponible a través de la APP para Asistencia en carretera)

¿Las Compañías me van a devolver el importe de la prima no consumida hasta el final del plazo contratado si quiero anular el seguro?. Esta pregunta se hace mucha gente.

Las pólizas de seguros, son un contrato ANUAL, independiente de la forma de pago que se establezca en su contratación: Semestral, Trimestral, ...

Si antes del vencimiento el Asegurado quiere cancelar el seguro, el contrato continuará en vigor hasta el final del plazo anual contratado y, la Compañía no tiene obligación de devolver el importe proporcional de la prima no consumida.

No obstante, existen dos posibilidades:

- Si la causa de la cancelación es por cambio de vehículo, la Compañía emitirá un Reemplazo de póliza y, dependiendo de las características del nuevo vehículo, puede modificar el importe del seguro.

- Si la cancelación es por venta o baja del vehículo, la Compañía emitirá un suplemento de Suspensión de Garantías, congelando la prima de seguro no consumida por un plazo máximo de un año, por si se produce la adquisión de otro vehículo.

Lo que no sucederá en ningún caso es que devuelvan el importe del periodo no consumido.

Si el pago es fraccionado y, devuelve el resto de recibos, la Compañía puede reclamar el importe pendiente hasta completar la anualidad de seguro.

 

 

 

 

Cuando nos ponemos a pensar en los ingresos de los que dispondremos al finalizar nuestra vida laboral, lo primero que se nos viene a la mente es lo que cobraremos de nuestra pensión de jubilación. Sin embargo, hay que tener en cuenta, que actualmente la pensión pública no permite mantener el mismo nivel de ingresos anteriores a la jubilación, incluso cumpliendo todos los requisitos.

Por ello, está muy claro que la única vía para mantener su actual nivel de vida cuando se retire es complementar la pensión de la Seguridad Social con su ahorro privado.

El INE estima que en el año 2050 tendremos casi el doble de pensionistas que ahora.

Teniendo en cuenta que nuestro sistema público es un sistema de reparto, es decir, las cotizaciones a la Seguridad Social de los trabajadores que están en activo se destinan a pagar las pesiones de los actuales jubilados.

Por lo tanto estas previsiones son motivo de peso para pensar en complementar nuestra pensión a través del ahorro particular.